• Presentación LIbro Eva Levy
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
Previous Next
Submit to FacebookSubmit to TwitterSubmit to LinkedInWomenízaloCompartir en Google+

Entrevista realizada a Eva Levy con motivo de la publicación del reportaje Trabajo y Maternidad. Truco o trato en la Revista ELLE.

  • Como experta en el mundo laboral y en el papel de la mujer dentro de él, ¿cómo valora usted esta noticia?

    Me ha sorprendido que todavía estemos en el mismo punto de partida pues yo siempre he pensado y dicho que los tiempos de más productividad de hombres y mujeres en sus carreras profesionales son distintos. La mujer baja la velocidad durante sus años fértiles y luego la vuelve a retomar. Los hombres han tenido siempre una carrera más lineal.
  • ¿Cree que este incentivo es un avance real y que sirve para conciliar la vida profesional y la laboral?

    Yo creo que lo que se ofrece es la posibilidad de retrasar la maternidad para mantenerse en el puesto de trabajo. ¡Nadie habla de conciliación!
    Sin embargo el miedo a perder el puesto de trabajo provoca resignación o sumisión. Los empleados asustados dedican el tiempo más allá de los límites normales y la conciliación es una quimera.
  • ¿No es, más bien, una ingerencia de una empresa sobre las decisiones privadas de sus trabajadoras?

    A mí me parece una increíble intromisión de las cias. en el derecho de la mujer a disponer de su tiempo para realizar su proyecto de vida. Lo mejor es que lo han hecho con la mejor voluntad.
    No es la manera de rescatar el talento de la mujer en beneficio de la sociedad.

    También podemos hacer la lectura de que, al plantear esta alternativa, ambas empresas están afirmando que la conciliación es imposible. O que las mujeres que son madres resultan peores trabajadoras...

    Aunque el discurso de las empresas es de ayuda a la maternidad y de control de calendario de la fertilidad, qué duda cabe (y por esto ha habido controversia) el mensaje subliminal que subyace es que el embarazo/maternidad es difícilmente compatible con los altos niveles de exigencia y de competitividad que requieren las empresas punteras del sector de las TICs en Silicón Valley
  • ¿Una medida como esta no puede verse también como una discriminación hacia otras empleadas (por ejemplo, las que deciden no ser madres) e incluso hacia sus compañeros?

    Los hijos son del padre y de la madre y las medidas que pueden beneficiar la maternidad les afectan a los dos y a la sociedad en general. Convendría preguntarse qué será de los países y de su identidad si seguimos no facilitando el relevo generacional. En cuanto a las mujeres que deciden no ser madres ellas mismas han tomado la decisión.
  • ¿Qué medidas en favor de la conciliación cree que deberían apoyar las empresas y la administración?

    Aunque no es válido para todos los trabajos, hay que flexibilizar al máximo los trabajos es decir ir al trabajo por objetivos y resultados, establecer distintos turnos para dar respuesta no solo a los problemas de las parejas sino a las necesidades horarias de estar trabajando en un mundo global y claro está la famosa racionalización de los horarios que no llega.
  • ¿Qué tipo de solución deberían plantearse la empresas para que maternidad y trabajo sean compatibles?

    La maternidad no es un problema de la empresa sino de la sociedad en su conjunto. La empresa puede tener una guardería, ayudar a las mujeres con cheques de guardería, establecer un banco de horas muy válido para profesionales con personas dependientes, tener claro está una política de personal basada en la meritocracia. Ganarán en calidad de trabajo y en lealtad de los empleados. 
  • Sorprende que empresas punteras de un sector avanzado, como el tecnológico, tengan tan pocas mujeres en su staff como para incentivar su presencia de este modo. Especialmente en los puestos tecnológicos o en los puestos directivos... ¿Cuál es su opinión?

    En estos días han vuelto a dar datos de presencia de mujeres en las tecnológicas americanas pero es válido para el mundo entero.

    Las mujeres deberían repensar sus opciones de futuro e ir hacia carreras más demandas y mejor pagadas que son las relacionadas con lo que los norteamericanos llaman SMT o que podríamos denominar aquí CMC (Ciencia, Tecnología y Matemáticas). No descarto de que hasta ahora la mujer se haya auto limitado pensando en sus posibilidades familiares.

    Para llegar a los puestos de alta dirección hay que formarse específicamente. Tal vez porque las mujeres no tienen confianza en sus fuerzas, no buscan como lo hombres formación complementaria. Los MBA's , por ejemplo, nunca han contado con más de 30% de mujeres

ico linkRevista ELLE: Trabajo y Maternidad